A esta azafata no son pocos los tíos los que se la han follado, pero la cerda continúa con sus vicios dejándose meter polla por parte de todo tipo de hombres. A este del vídeo le engaña sin decirle que le ha puesto una cámara oculta para que grabe todo el polvo que van a echar. Y el tío ni se cree la suerte que tiene de poder meter polla en un chochito tan caliente como el de esta guarra a la que clava la polla en todas las posiciones. La cerda, cuando ya está cansada de recibir pollazos, se tumba delante del tío y se la comienza a chupar para sacarle toda la leche.