Cuando vuelve a casa porque se ha olvidado las llaves del coche, este tío se encuentra a la niñera masturbándose, que ha aprovechado el momento para hacerse un buen dedo. El hombre no puede dejar pasar la oportunidad de meterle la polla, así que la amenaza y le dice que como castigo si no quiere que la despida va a tener que hacer algo por él. Pero la negra está encantada a la vista del calentón que lleva encima, le chupa la polla y se pone a cuatro patas en el sofá esperando que la taladre duro. Y el tío no solo la folla duro, sino que lo hace salvajemente mientras sus tetazas se mueven sin parar.