Es invierno, Navidad para ser más exactos, y el hermano de Vanna Bardot tiene frío y se quiere acurrucar con ella en el sofá. El problema es que está cachondo porque le pone muy caliente que su hermana esté a su lado, así que se empieza a pajear. Por supuesto, la hermana se da cuenta y lo que hace es decirle que es un salido de mierda. Pero el hermano la convence respondiendo que es difícil contenerse estando a su lado, porque está muy maciza. La cuestión es que al minuto la tiene comiéndole la polla y después a cuatro patas con ese enorme culazo en primer plano mientras le mete polla sin parar. Follarse a una zorra como esta es sin duda un auténtico milagro navideño, especialmente si es tu hermana.