El hombre del vídeo está camino de la casa de un moroso al que le quiere cobrar sus deudas. Pero al llegar se encuentra con que el moroso ha dejado a su mujer atada con una nota en la que le dice que no le puede pagar, pero que a cambio se puede follar a su esposa todo lo que quiera. Y el tío ni corto ni perezoso acepta el trato, abusa de la mujer que está indefensa y se la folla hasta que le ha dejado el coño tan destrozado que no se puede ni mover. Pero así al menos ha compensado la deuda.