La jovencita quería presentarle su novio a sus padres. La chavala iba en serio con la relación, así que quería tener el visto buenos de sus padres hacia su novio y así poder conformar una familia con el sin que hubieran problemas. Los padres de la nena son unos controladores, en especial la madre de la chica. Este par de cerdos querían asegurarse que su hija iba a ser feliz en un futuro. Así que, lo primero que hizo el padre de la jovencita fue advertirle al crio que si le rompía el corazón a la chavala le iba a dar una golpiza. Luego de eso el tipo se retiró y se fue a trabajar, dejando a cargo de todo a su esposa. La mujer, a pesar que es un poco más flexible que su marido, sabe que la felicidad de un matrimonio se basa en el buen sexo. Así que, sin vergüenza alguna le ordeno a su hija y a su nuero follar delante de ella y, si veía que los dos sabían follar y se satisfacían mutuamente, iban a tener su bendición para su matrimonio.