Después de una discusión con su hermana se cuela en su habitación y se la encuentra a cuatro patas con el culo bien elevado en la clara posición de estar esperando polla. La zorra estaba esperando a su novio, que pensaba que iba a llegar en cualquier momento, pero quien se mete es el hermano y se pone a follarla. Hasta pasado un buen rato de darle polla la tía no se da cuenta de quién la está penetrando y le dice que cómo puede haber hecho eso. Pero se la está follando tan bien que ya no puede parar y continúan con un polvazo salvaje.