Gabriela Lopez se queda un día a solas con su padre, se sienta con el en el sofá y cuando se acaba de mirar el móvil le empieza a soltar insinuaciones muy cerdas. La putita está con ganas de que le meta la polla su padre, porque tiene un crush con él y hace tiempo que sueña con que la folle tan duro como se folla a su madre. Le convence de que es lo correcto arrodillándose delante de él y metiéndose la polla en su boca para comerla a fondo. Después de la mamada se abre de piernas en el sofá y el padre no se lo piensa dos veces.