Estar volviendo del trabajo con tu compañero y encontrarte por la calle una zorrita dispuesta a ensañarte las tetas no tiene precio. Encima la muy puta se sube a nuestra furgoneta y nos hace una mamada brutal. Nos pone la polla bien dura y caliente. Impresionante como disfruta comiéndose un buen rabo. Quiere que se la follen y el tío solo puede pensar en follarse ese coñito tan mojado. La muy guarra se deja follar a lo bestia. Se la follan por el culo, por el coño, por la boca. Como disfruta la muy perra de esa polla que la empotra sin piedad.