A las hermanas asiáticas del vídeo les ha dado por poner su casa como lugar de Airbnb en el cual aceptar la visita de viajeros de todo el mundo. Y son tan zorras que al primer occidental que meten en casa a dormir un par de noches ya se lo follan. El tío se mete en su cama y se coloca entre las dos putas, metiéndoles mano para ver cómo reaccionan. Ellas se ponen calientes y a los pocos minutos una de las dos ya tiene su polla clavada en el coño, con la otra esperando su turno porque también quiere sentir una gran poll adentro de ella.