Hime Marie es tan puta que sabe cómo tiene que tratar a su hermano en el momento en el que el chico la sorprende todavía en la cama cuando debería estar buscando trabajo. El chico está enfadadísimo con ella y al final la forma con la cual la zorrita se disculpa es ofreciéndole un masaje. Le prepara, le comienza a dar el masaje y de forma disimulada acaba con su polla en la boca. A partir de ahí ya no hay nadie que pare a la puta, que sabe que se va a follar a su hermano porque así le tendrá contento durante mucho tiempo.