Esta pedazo de guarra no pierde la ocasión para disfrutar de lo puta que es y de lo mucho que le gusta el sexo. Incluso aprovecha cualquier oportunidad para ponerle los cuernos a su novio y así llevarse a la boca y meterse en el coño otras pollas. Lo primero que hace la muy perra es abrir su boca bien fuerte para tragarse entero el rabo del otro tío. Después en la misma cama está dispuesta a abrir al máximo su coñito de perra en celo y dejar que el otro cabrón se la folle muy duro mientras al lado el novio duerme sin enterarse de una mierda de lo que pasa.