Cuando compartes piso a veces tienes que demostrar quién lleva los pantalones en casa. Y para Leah Lee es necesario que su compañero de piso sepa que ella es la que manda y la que lleva la voz cantante en el hogar. Por eso está de bromas con el chaval hasta que el tío se saca la polla y se piensa que la zorra se va a poner histérica. En vez de eso lo que hace es agarrarle la polla y empezar a pajearle como asi ahí no pasara nada de nada. Le está poniendo el rabo duro hasta que ella misma se sube encima y le demuestra que ella es la que manda y que si quiere, se lo folla y tan pancha.