Alucinante escena de incesto en la que una madre obliga a su hija a lamerle el coño. Resulta que la muchacha quiere tener un gatito, pero la madre no se lo va a comprar a cambio de nada. Desde niña la ha educado para que sepa que todo tiene un precio en esta vida. Y tener un gatito no iba a ser menos. Si quiere una mascota la va a tener que comer el coño: ¡DE RODILLAS NIÑA! ¡A VER QUE SABES HACER!. Y así es como la pobre chiquilla se ve obligada a chupar todo el coñito de su mama. Una escena de incesto lesbico para el recuerdo. Y con subtitulos en español ;)