Darle un nuevo hogar a personas que son huérfanas siempre es algo que resulta positivo, pero este matrimonio liberal aprovecha la presencia en la casa de su nueva hija adoptiva para algo que no es habitual. Cuando la hija y su nuevo hermano ven al matrimonio follando de forma muy dura, la zorrita se pone tan caliente que agarra la polla del chaval y le comienza a pajear. Luego se acercan a la cama de los padres y los cuatro acaban follando en grupo, notándose sobre todo que no solo la hija adoptiva es una putita cachonda, sino que la madre llevaba tiempo deseando tener en su coño la polla de su hijo.