La visita de Papá Noel a la casa de Michele James ha salido un poco regular, puesto que el bonachón que reparte los regalos se ha dejado a uno de sus elfos abandonado. Y el elfo está tan perdido que no sabe qué hacer. Se encuentra con la zorra y la tía tiene claro que no va a dejar pasar la oportunidad de probar la polla de un personajillo como este. Se agacha para hacerle una mamada, posiblemente la primera que recibe el elfo en su vida, y después le enseña a que le folle la boca. Cuando ya domina el movimiento la muy perra se mete su polla en el coño para cabalgar como una buena cerda.