Nuria es una de las maduras españolas a las que mejor tratan las productoras, ya que siempre la ponen a grabar con chicos jovencitos que además están muy bien dotados. La guarra se moja entera solo pensando en el rabo que se le va a meter en la boca y en el coño. Es el de un chaval súper joven al que la madurita va a devorar y dejar seco, comiéndosela bien para ponérsela todo lo gorda que puede y luego abriéndose de piernas de forma que el chico la pueda comenzar a atravesar. Y lo hace mientras le toca el coño y empuja muy fuerte dentro de ese agujero maduro que tiene la muy cerda. La corrida, por supuesto, se la dispara en las enormes tetazas como es obligación.