Gabbie Carter está jugando al golf tranquilamente cuando un hombre le entra flirteando con ella y ofreciéndose a enseñarle un poco para que juegue mejor. El tío va metiendo mano y poniendo cachonda a la zorra hasta que se van a una parte del campo donde no hay nadie y comienza a follársela a saco. La guarra le pide que suban a una habitación del club y ahí le demuestra lo pedazo de puta que es echándole uno de los mejores polvazos de su vida. Usa sus tetazas para hacerle una cubana, cabalga y folla de forma brutal para que el cabronazo tenga un orgasmo salvaje en su boca.