El novio de esta zorrita trabaja en el extranjero y se pasa largas temporadas fuera, por lo que la tía tiene el chochito bien caliente por lo mucho que ha esperado a follar de nuevo. Cuando el tío llega hablan un poco, pero en un momento ya se ponen a follar de forma apasionada. El novio la abre de piernas al máximo para que su chochito quede bien tenso y le pueda meter el pollón gordo hasta el fondo. Se la folla duro haciendo que gima sin parar y clavándosela tan fuerte que a la zorra le cambia la cara de la intensidad del polvo.