La tetona de su novia está limpiando la casa tranquilamente en camisón cuando el tío llega y sin decirle nada le da la orden con las manos de que se apoye en la mesa y ponga el culo en pompa. La zorra es una sumisa, así que sabe bien qué es lo que va a pasar en ese momento. El novio la pone en posición, le quita el tanga para tener vía libre y se la comienza a follar bien duro mientras la guarra está apretada contra la mesa sin que las tetas puedan respirar. Luego la levanta y la sigue penetrando mientras estira de su pelo antes de llevársela a la cama y acabar corriéndose dentro a cuatro patas.