El padre de este chico trabaja muy duro para mantener a su familia y él está tan deprimido que no se puede ni siquiera levantar del sofá. Pero su madre y su hermana quieren ayudarle para cambiar la situación. Lo que han pensado es en follar con él y que así se le levante el ánimo para ver si sale a buscar trabajo y todo mejora de una vez. El tío está encantado de tener una familia de putas y deja que se la chupen antes de ponerse a follar a las dos. Y al final las dos zorritas le comen la polla para compartir la leche.