Después de darle mucho el coñazo con el tema, la mujer de este tío ha conseguido hacer realidad la fantasía que tenía el hombre desde hace tiempo: hacer un trío. Para conseguirlo, la mujer ha tenido que pedirle a una amiga que les haga el favor y la otra zorra ha aceptado porque le apetecía tener un poco de sexo lésbico. Así que mientras el marido las penetra por turnos y se pone hasta arriba de follar coño, las dos guarras están magreándose y disfrutando de nuevos placeres, llegando a parecer en algunos momentos que la polla hasta les sobra.