Tremendo culote que se maneja mi madrastra. Esta es una de las tantas noches que entro a su cuarto; pero esta vez pude manosearla a mi antojo aunque ella se hace la dormida. Tanta metida de mano hizo efecto por lo que pude frotar mi verga contra ese hermoso culo con su consentimiento.