Me he despertado muy empalagoso y con una tremenda erección. Mi hermanastra me llama para el desayuno y se lleva una sorpresa muy caliente. Al ver mi polla completamente dura, no deja pasar la oportunidad de tomar su lechita. Me hace una mamada increíble mientras me deleito con sus enormes tetas. La zorra no para hasta que que le de una follada como dios manda. Le bajo el short, la tanga a un costado y todo mi verga hasta el fondo. Ella por supuesto toma la leche por la boca y con coño.