Fuimos de paseo por el campo, a tomar un poco de aire fresco. El lugar era maravilloso y había lugares un poco escondidos, perfectos para tener un aventura sexual. A mi novia se le ocurrió la mejor idea; estaba cachonda y quería tener un polvo casero en pleno cerro y no solo eso; sino también grabarnos haciéndolo. Es decir tener sexo casero en el cerro al aire libre. De inmediato puse el móvil en un lugar que pudiera grabarnos e iniciamos nuestra sesión de sexo publico. La adrenalina era bastante; saber que alguien pudiera vernos hacia que el placer fuera máximo. Le hice un misionero penetrándola hasta el fondo, se puso a gemir rico y luego ella me cabalga hasta corrernos juntos. Realmente fue delicioso coger con mi chica en el campo sobre todo sus gemidos que lastima no se pudieron oír en el video.