Se quedó sola en casa por el covid-19 y se pasea desprevenida en hilo dental, sin sospechar que el vecino del constado la estaba espiando. Esta madurita lo sorprende y lejos de enojarse lo invita a pasar y se lo folla. Tremenda mamada que le regala al chaval, pareciera que en mucho tiempo no había mamado. Se le pone húmedo el coño al ver el pollon que el chico tenia. No había mas preámbulos y termina cogiendo entre vecinos.